Archivo de la categoría: Donación

Precauciones antes de recurrir a un tercero Donaciones de semen, óvulos y embriones.

Si bien las familias constituidas con la intervención de terceras personas pueden ser tan felices como las familias tradicionales, los aspectos legales y emocionales relacionados con el uso de óvulos y espermatozoides ajenos a la pareja pueden ser delicados.

donacion ovulosLa decisión de buscar donantes de ovulos, semen o embriones es difícil porque pone sobre el tapete toda una serie de asuntos emocionales y legales. En general, esta decisión se toma cuando no queda otra salida: uno de los miembros de la familia tiene un problema insoluble de fertilidad, se trata de una persona homosexual o una persona desea tener un hijo sin tener pareja.

 

En todos estos casos, obviamente, se necesita algún tipo de donante.

Si usted y su pareja deciden utilizar óvulos o espermatozoides donados por un tercero debido a que tienen problemas insolubles de fertilidad, es necesario que reflexionen sobre su pérdida antes de seguir adelante. Como siempre encontrarán espermatozoides u óvulos a su disposición, no conviene apresurarse hasta estar preparados.”

Si la pareja decide utilizar óvulos o espermatozoides donados, el niño procreado tendrá vínculos biológicos con uno solo de sus progenitores. ¿Podría suponer un problema si llegan a separarse? ¿Podría uno echar en cara al otro que el niño padezca una enfermedad grave o termine siendo un delincuente? ¿El hecho de que uno de los miembros de la pareja reconozca sus rasgos en el niño y el otro no podría convertirse en fuente de fricciones? Antes de decidirse por la reproducción asistida por terceras personas, se deben sopesar todos estos interrogantes y cualesquiera otros que vayan surgiendo.

Antes de emprender un proceso que implique a un tercero en la procreación, ya sea para donar óvulos, embriones o espermatozoides, conviene tomar las siguientes medidas:

Hacerse un examen de conciencia: sólo usted puede intuir qué sentirá si se sirve de óvulos, espermatozoides o embriones ajenos. Más allá de la tierna imagen del bebé, piense en qué implica todo ello e imagine al adolescente y al adulto en que llegará a convertirse ese bebé.

Decidir a quién contárselo: quizá con el tiempo decida contar a su hijo y a otras personas que se sirvió de óvulos o espermatozoides donados. Si no se lo cuenta a nadie, no tendrá que dar explicaciones; pero si debe revelar el secreto, asegúrese de que su confidente sepa guardarlo hasta que sea usted quien decida que ha llegado el momento de hacerlo público.

Dejar todo por escrito: si va a necesitar óvulos, espermatozoides o embriones ajenos, asegúrese de que en la clínica donde se realizará el procedimiento le ofrezcan documentos completos.

Si bien en España los hijos concebidos en esas condiciones reciben el mismo tratamiento legal que los hijos biológicos, siempre es mejor prevenir otros escenarios. Usted puede creer que jamás se separará de su pareja, y quizá eso nunca suceda, pero como puede ocurrir, dejar por escrito sus deseos es tan importante para ustedes como para su hijo

Desde hace más de cien años se ha usado el semen para lograr inseminaciones artificiales. Sin embargo, el uso de las donaciones de semen ha ido disminuyendo desde 1992, año en que la ciencia y la técnica médicas lograron inseminar un óvulo con un espermatozoide escogido, mediante un proceso conocido como inyección intracitoplasmática de espermatozoides, o ICSI.Donaciones de semen

Gracias a este procedimiento, los hombres con muy bajo recuento espermático o con motilidad reducida pueden ser padres biológicos siempre y cuando puedan correr con los costes de la inseminación in vitro.

Sin embargo, muchas parejas no pueden pagar estos costes y muchos hombres no producen semen (por ejemplo, quienes tienen el síndrome de sólo células de Sertoli).

Bancos de semen

En España hay bancos de semen tanto en los Centros privados como en los hospitales públicos. La donación de semen es un acto altruista y anónimo. La compensación económica que se recibe sólo cubre dietas y desplazamientos. Cualquier persona no puede ser donante de semen. De hecho, existe una serie de requisitos que se deben cumplir para serlo:

-Edad: entre 18 y 50 años, aunque en la mayoría de centros tratan con donantes de 18 a 25 años.

-Cociente intelectual: aunque no se realiza una prueba expresa de inteligencia, se mantiene una entrevista personal con los futuros donantes. Como la mayoría son estudiantes, se supone que tienen un cociente intelectual aceptable.

-Antecedentes de enfermedades genética: los posibles donantes se someten a pruebas analíticas de sangre para descartar enfermedades genéticas y hereditarias, se les practican cariotipos para determinar su grupo sanguíneo y el factor Rh, así como seminogramas para comprobar la motilidad, morfología y concentración de los espermatozoides.

Dado que el riesgo de transmisión de enfermedades es muy alto, ya no se utiliza semen fresco y las muestras se congelan. Como los gérmenes pueden tardar en desarrollarse, se suele esperar seis meses antes de hacer uso del semen congelado. Los espermatozoides pueden mantenerse congelados prácticamente por tiempo indefinido. Se conservan en nitrógeno líquido y las muestras pueden ser usadas en cualquier momento.

subir

Clonaciones de óvulos

A diferencia de la donación de semen, practicada desde hace décadas, la donación de óvulos es un fenómeno relativamente reciente. Para que tuviera una aplicación práctica era necesario que primero se perfeccionara la fertilización in vitro.

Las razones para recurrir a la donación de óvulos son similares a las que llevan a buscar una donación de semen: la receptora no produce óvulos o éstos no son de buena calidad. La carencia puede deberse a una falta ovárica prematura o a la edad avanzada de la mujer, pero también puede ocurrir que la mujer sea portadora de un desorden genético o cromosómico letal que no quiere transmitir a su progenie.

El uso de óvulos donados es más complicado que el uso de espermatozoides. En general, en los centros de FIV, para que no haya necesidad de congelar los embriones que se le van a transferir a la receptora después, tratan de coordinar los ciclos menstruales de la donante y la receptora. A fin de garantizar que el útero esté listo para recibir los embriones, el procedimiento requiere monitorización en una clínica de FIV. A diferencia de la donación de espermatozoides, la donación de óvulos tiene la desventaja de que resulta imposible predecir cuántos ovocitos se van a recibir. La donante debe pasar por un ciclo de estimulación para FIV mientras la receptora toma los fármacos necesarios para recibir los embriones, pero hasta unos días antes de la transferencia, desconoce cuántos óvulos resultarán o de qué calidad serán.

Bancos de avulos

Una de cada tres donaciones de óvulos que se realizan en Europa se lleva a cabo en una clínica española. Para ser donante de óvulos es necesario tener entre 18 y 35 años, no ser portadora ni tener antecedentes de enfermedades genéticas, ni haberse practicado piercings ni tatuajes en el semestre previo a la donación.

Como en el caso del semen, la donación de óvulos es anónima, altruista y voluntaria, pero dado que la donante se somete a un tratamiento y a una posterior extracción de óvulos, la clínica cubre el desplazamiento y el tratamiento al que es sometida.

La donación de óvulos fue legalizada en 1988. La ley española deja claro que la receptora es quien gesta al bebé, de manera que ella es la madre, no la donante.

La candidata a donante de óvulos es sometida a serologías y estudios ginecológicos, hormonales y de cariotipo. Para complementar el estudio se mantiene con ella una entrevista personal y se registran sus características físicas con el fin de que el hijo concebido con sus óvulos se parezca físicamente a la futura receptora.

La elección de la donante es responsabilidad del equipo médico que aplica la técnica de reproducción asistida. Este equipo debe garantizar la similitud genotípica e inmunológica con la receptora.

La ley dispone que los centros autorizados y un registro nacional velen para que de una misma donante no nazcan más de seis hijos.

Cuando se quiere que alguien conocido sea el donante

En algunos países, la ley permite escoger como donante a un conocido, como un hermano o un amigo cercano. En esos casos se puede usar semen fresco. Pero si la inseminación se realiza en un consultorio médico, probablemente el doctor insistirá en que el donante se haga todos los exámenes necesarios a fin de detectar posibles enfermedades infecciosas.

La tasa de embarazo con semen fresco es más alta que con espermatozoides congelados. No obstante, el donante tendra que practicarse todos los exámenes necesarios para descartar la posibilidad de padecer enfermedades infecciosas. Puede ser preciso esperar seis meses antes de que el semen pueda utilizarse y, en ese caso, habrá que congelarlo.

subir

Adopciones de embriones

En algunas clínicas de fertilidad cuentan con listas de parejas que desean donar sus embriones a otras parejas porque ya tienen un hijo que fue concebido mediante la fertilización in vitro y no desean tener más.

En esencia, una donación de embriones es equivalente a la adopción tradicional de un niño. La diferencia radica en que la madre adoptante experimenta el embarazo y el nacimiento como si fuera su hijo genético. No obstante la similitud, en España la pareja de cónyuges casados no tiene que seguir el procedimiento oficial de adopción: basta con firmar un consentimiento informado.

La probabilidad de éxito por cada ciclo de transferencia de donación de embriones suele superar el 35 % en parejas con problemas de fertilidad.

Para algunas parejas es más sencillo tener un hijo que no guarda vínculos biológicos con ninguno de los dos progenitores que usar óvulos o espermatozoides donados y los espermatozoides o los óvulos de uno de ellos.

Alquiler de vientres y uso de úteros suplentes

En España el alquiler de vientres y el uso de úteros suplentes son prácticas penalizadas legalmente.

Este procedimiento,es legal en algunos países, la SEF y los colectivos homosexuales consideran que debería regularse su aplicación en España.